viernes, 18 de enero de 2008


Crítica al Plan PC Abuelo.



El Programa de Acceso a Computadoras para la Tercera Edad es un plan del gobierno nacional en el que participan el Banco Nación y la ANSES para ofrecer computadoras en 40 cuotas sin interés (según el modelo las cuotas van desde $40 a $93) y una capacitación para aprender a usarlas. Esto se aplica a los jubilados que estén en el sistema de reparto y tengan cuenta en el Banco Nación. Ésta ha sido la mayor crítica que he leído sobre el plan; es decir, el hecho de que obligue a tener cuenta en el banco. Pero si lo consideramos como un beneficio para los que ya son clientes, 40 pagos sin interés es una oferta interesante que pocos bancos hacen. Yo veo otras áreas criticables...

Hace unos días ANSES envió una carta sólo para informar sobre este programa, con un lindo folleto. Mi primera duda es por qué dice en grandes letras “desde $35 por mes”, cuando adentro no hay ninguna máquina a ese precio; luego vi una leyenda, en letras más pequeñas, que aclara que “el valor de la cuota de $35 corresponde a modelos de la promoción no incluidos en el folleto”. Segunda sorpresita: se puede ver que las máquinas son de marcas tales como *livetti o H*P, lo que me sorprendió, ya que había imaginado que serían clones armados especialmente para el plan. Las especificaciones de las máquinas son bastante bajas (a esta altura, ¿quién compra una máquina nueva con 512Mb de RAM?). Sin embargo, estas máquinas traen Windows Vista, la versión Starter para las más pequeñas y la versión Home para las más completas. Por supuesto en la contratapa aparecen los logos de M$ e Int*l, que supongo que colaboran con el sistema operativo.

  • ¿Nadie pensó que Windows Vista, para una persona mayor, es un poco difícil de aprender?
  • La versión Starter está llena de limitaciones, como por ejemplo no poder correr 3 programas a la vez, y fue diseñada para ser el Windows para el 3º mundo... ¡qué poca consideración “encajarle” esos equipos a nuestros mayores!
  • Es evidente que estas máquinas --por procesadores, RAM, y precio-- tienen un año de antigüedad o más. Mi impresión es que las empresas que las ofrecen intentan deshacerse de computadoras que ya no pueden vender al que sabe algo de informática.

En conclusión, el plan parece excelente en la superficie, pero si lo analizamos más detenidamente observamos que la limitación sobre a quién beneficia no es buena, y mucho peor es forzar –por falta de otras opciones-- a los jubilados a comprar una máquina obsoleta, con un sistema operativo que va a consumir todos sus recursos.

Si yo tuviera poder de decisión... hubiera sugerido lo siguiente: que el gobierno adquiera partes de PCs que ya no son tan nuevas, como procesadores entre 750 Mhz y 2,0 Ghz, tarjetas de 512 Mb, etc, y armar sus propias computadoras a menor costo. Si bien son algo lentas para correr Windows XP o Vista, se les puede instalar una distribución como Ubuntu, que está bien traducida al español, y es muy fácil de usar cuando está andando todo el hardware;entonces estaría bueno dejarla funcionando con todos los codecs, plugins para Flash, etc. para poder usarla “out of the box” Los cursos de capacitación --gratuitos pero básicos-- no deberían ser dictados por institutos privados, sino por profesionales que donen su tiempo, en instituciones públicas como bibliotecas, centros culturales o sociedades de fomento.

Publicar un comentario