jueves, 26 de noviembre de 2015


Pasado y futuro del Software Libre en Argentina


tl:dr

Siempre hubo peleas entre distros, eso no es nuevo y no creo que vaya a desaparecer. Está bueno que haya diferentes proyectos con diferentes objetivos y visiones. Es importante desmitificar que Conectar Igualdad sea lo peor del mundo, las máquinas más caras por algún tipo de negociado, y otras cosas que he leído por ahí. Hay cosas que me gustan y he hecho mis criticas y sugerencias en sus foros. Decidí tratar de colaborar desde el diseño, como hice en otros proyectos. Espero que haya más proyectos de distros locales que se puedan sustentar, porque he visto muchos caer en el olvido por perder desarrolladores y usuarios de su comunidad.


Les cuento mi experiencia personal en la comunidad de software libre...



En 2004, cuando se empezó a hablar de la OLPC, si iban a valer 100 dolares (en ese momento con la guerra en Irak el precio del petroleo estaba afectando las proyecciones de costo) empecé a informarme sobre lo que pasaba en el ámbito local en el desarrollo de un sistema operativo libre.

Ahí noté que había varios proyectos, algunos hecho por universidades, otros eran grupos independientes, pero muy pocos organizados más como empresa o una fundación como pasa algunos proyectos de SL. Y lo más grave es la poca comunicación entre grupos y la comunidad: Pixart era conocida por desarrollar su propia distro, pero que solo se podía comprar, no había ISOs para bajar, y no tenía ningún tipo de comunidad. También me comentaron de algunas distros que algunas casas de electrodomésticos ponian en las PC, pero nunca pude usar.

Pero la distro que me llamó la atención fue Ututo, porque tuvo gran repercusión la noticia que Richard Stallman usaba ese sistema operativo, porque no tenía componentes privativos. Fui incapaz de instalarla, y no pude consultarle a nadie (no entendía como usar una lista de correo, esperaba algo más amigable como un foro). Mi hermano me regaló un libro sobre GNU/Linux que traía Corel Linux, obviamente ese fue el disparador de la investigación sobre él, porque nunca pude instalarlo en una máquina.

Buscando una distro que fuera fácil de instalar, y que estuviera bien traducida al español optamos por Ubunt, como muchos. En 2007 arrancamos con esa distro y este blog.

Yo quería hacer más que usar ubuntu, y buscando proyectos donde integrarme, llegué a Tuquito, donde me incorporé a un grupo de Google donde aporté diseños, mockups, etc. Si bien el logo que hice fue incorporado a la imagen de la distro noté que mucha gente no veía lo que se estaba haciendo porque renegaba de tener que usar los productos de Google. Incluso se usó uno de los diseños de wallpaper para un diseño de la web del proyecto, pero yo no fui mencionado.

Me alejé del Tuquito en parte por falta de tiempo porque quería enfocarme en mi carrera y la tesis, pero también por un flamewar entre gente que denuciaba a un integrante de la distro de tener una página para capturar contraseñas de MSN, y tantos comentarios agrediendo a todos lo que participaban en el proyecto.

Supongo que la mayoría ya sabe que en 2008 publicamos nuestra tesis de diseño, como el tema Vamox par personalizar cualquier escritorio Gnome, con la inesperada consecuencia que varios medios interpretaron que era un sistema operativo nuevo.

El proyecto tuvo una buena recepción dentro de la comunidad de SL (que después cayó cuando dejé de mantener el tema de iconos), Dentro de la Universidad a algunos les gustó la idea de usar SL, pero no quedó en más que una idea por la falta de presupuesto para hacer un laboratorio, la imposibilidad de conseguir cargos para poder dedicarnos a eso.

Mi vida tomó otros rumbos, Vamox quedó relegado a una tarea de promoción del Soft Libre, y traté de colaborar con eventos en grupos como gulBAC marplatense, el PLUG de La Plata, etc.

Mientras tanto Conectar Igualdad pasó por muchas etapas: el anuncio de uso de Pixart Desktop, la aparición de Microsoft y reuniéndose con el Gobierno, El estado anunciando la compra de 3 millones de licencias de Windows (con la ira de la comunidad SL), el anuncio que las PC tendrían doble booteo, pero la prioridad la tiene W, tiempo después ver netbooks que en el grub decían tener Debian, y en 2012 el anuncio de Huayra Linux.

La comunidad estaba muy dividida a colaborar: por un lado siempre se hicieron eventos de instalación gratuitos, y por otro lado no teníamos información sobre el sistema, el hardware es complejo y diferente por sus medidas de seguridad. Sé que hay muchos críticos del desarrollo de la distros y la estructura de servidores, pero no estoy capacitado para opinar del tema.


Mi experiencia con las diferentes versiones:


  • Beta: no me gustó Gnome 3, muy pesado y poco amigable para migrantes de W.
  • 1.x: Buena decisión de pasar a MATE Desktop, me gustaba el concepto, pero no era una distro que yo usaría todo el tiempo.
  • 2.x: Buenos avances en diseño y funcionalidad. Las dependencias de Debian lo hacen estable. Los servidores de Debian funcionaban bien, pero no se actualizaban paquetes de repo.conectarigualdad, y tenía que abrir Synaptic por consola, supuse que la versión siguiente se arreglaría.
  • 3.x: Un cambio importante a pasar a Debian 8, pero algunos cambios en las librerias no fueron buenos, por lo menos para mi hardware, y los mismos problemas con las actualizaciones. Nuevo software de actualizaciones, pero solo funciona si lo ejecuto por consola como sudo, y aún así hay cosas que no aparecen, que si en Synaptic.

Obviamente sería injusto descalificar todo el trabajo, porque en las primeras versiones hay algunos problemas, muchas distros han cambiado mucho y mejorado en la medida que tienen desarrolladores, y usuarios para reportar fallas y problemas con todo tipo de hardware diferente a de las nets.

Por mi parte traté de aportar a Huayra mejorando los iconos para las nuevas versiones de MATE desktop, aporté algunos tutoriales y participé de Huaypapers el concurso de diseños de fondos de escritorio.

Me preocupa que como muchos de los proyectos de distros GNU/Linux que no salen de su uso en una Facultad de Informática o de un grupo de hackers, Huayra no pueda salir de su "nicho de mercado", más habiendo una necesidad  en muchos lugares de la administración pública de tener un Sistema Operativo liviano, para máquinas pequeñas y fácil de usar. Incluso me parece que se tendría que ir a algo más simple pero atractivo para adultos, como Chromixium (Ubuntu con Openbox como escritorio, y un diseño basado en los Chromebook) o ubuntu MATE (me pareció muy original la propuesta de no incluir la ubuntu store y tener asistentes para instalar software de PPA confiables (que es algo que suele romper el sistema cuando uno quiere instalar programas de manera imprudente).

En este momento proyectos como Ututo y Tuquito no parecen tener demasiada actividad, desconozco cuantos argentinos participan en Musix, y Trisquel. No tengo idea que pasa con Lihuén (hecho en La Plata, hecho a 5 cuadras de donde estudié, y solo me enteré de él en un Flisol. Aún con patrocinio del estado otras distros se han discontinuado (Ej: DreamLinux, con soporte del gobierno de Brasil). Pero sin difusión, sin lograr instalarla en PCs ni brindar soporte a gobiernos o empresas me preocupa la continuidad de estos proyectos.

No voy a salir con un discurso alarmista de "Huayra va a desaparecer" porque lo interesante del Software Libre es que otros pueden tomar el código creado por el proyecto y seguir trabajando, pero sea un sistema comercial, para uso administrativo o educativo lo que necesita es usuarios. de ahí se puede ver que modelo comercial puede usar para sustentarse.



Publicar un comentario